sábado, 25 de octubre de 2014

Endesa, el estúpido capitalismo español






Por Edmundo Fayanas Escuer - Profesor y licenciado en Historia
El 29 de octubre asistiremos todos los españoles al mayor escándalo financiero industrial de toda la historia de España. Ese día, la empresa eléctrica Endesa repartirá un dividendo entres sus accionistas, la cantidad de 14.606 millones de euros en dividendos (8.253 millones de la venta de sus empresas americanas a su matriz Enel y 6.253 en un dividendo extraordinario).
Esto significa la descapitalización general de Endesa. El gobierno de Rajoy que lo sabía, guarda un silencio cómplice. Rajoy está siempre atento a hacer gigantescas banderas patrias, pero nula defensa de los intereses nacionales frente a las multinacionales.
Para entender, cual ha sido el desarrollo del capitalismo español en los últimos setenta años, lo comprenderemos si vemos el desarrollo de Endesa.
Endesa (Empresa Nacional de Electricidad) se crea por orden del dictador Franco en 1944, con la intención de controlar el sector eléctrico, que es uno de los sectores estratégicos de cualquier país. Endesa se convierte así en la empresa dominante nacional dentro del oligopolio histórico de la electricidad en España.
En el año 1983, bajo el gobierno de Felipe González, siendo ministro de Economía Miguel Boyer, acuerdan que Endesa absorba a otras empresas eléctricas de tipo regional, que pertenecían al INI. Así fueron absorbidas ERZ, ENHER, GESA, UNELCO y ENCASUR.
Siguiendo las directrices de la Unión Europea, se pide que se privatice sus empresas públicas, con el fin de ganar competitividad y homologarse a Europa, lo cual facilitaría el ingreso de España en la UE. Se debía acabar con los monopolios públicos, incluidas las empresas estratégicas, caso de Endesa.
Los socialistas con Felipe González a la cabeza, nos pidieron que había que acabar con los monopolios públicos, Endesa, Telefónica, Repsol…que todas ellas daban buenos dividendos a la Hacienda española.   Son vendidas a precio de saldo, a unas pocas elites financieras españolas y con un perjuicio económico para casi todos los españoles. Una de las primeras cosas que debería hacer un gobierno decente es hacer una auditoría del proceso de privatización realizado por los gobiernos del PP/PSOE.
En este proceso privatizador se trasfirieron sociedades sumamente rentables con mercados cautivos y sin ningún riesgo financiero. No nos puede extrañar que estas empresas fueran ambicionadas por el sector privado.
Resulta sorprendente que aquellos países que nos reclamaban la privatización de la industria eléctrica, ellos nunca lo hicieron, EDPF (Francia), EON (Alemania), EDP (Portugal), ENEL (Italia). Nos hablaban de la competitividad de las empresas privadas ¿Por qué estos países no los privatizaron? Esto es una muestra más de la estupidez del capitalismo español y de sus políticos.

Estas empresas privatizadas han tenido dos características, en primer lugar, sus presidentes han sido nombrados bajo las directrices del gobierno de turno y en segundo lugar, destacan por la falta de competitividad existente en los sectores donde actúan, lo que pone en evidencia el argumento para su privatización.

Las consecuencias de estas privatizaciones están a la vista, encarecimiento de la energía, deterioro del servicio, despidos de trabajadores, más quejas de los clientes y donde las elites financieras siguen ganando muchísimo dinero a costa de la pobreza de la mayoría, esas son sus leyes de mercado.

Endesa tuvo una primera privatización en el año 1988, con el gobierno de Felipe González y una segunda y definitiva con Aznar en 1996. Se puso en los dos procesos privatizadores precios muy inferiores a su valor de mercado.

En el año 2008, asistimos al intento de Gas Natural de comprar Endesa, para así hacer un campeón nacional eléctrico que estuviera al mismo nivel que otras empresas europeas. El Partido Popular se negó a dicha compra porque decía que el precio era bajo y el segundo más importante es que Endesa no podía ser catalana. El PP buscó en la alemana EON la empresa que podía echar abajo la OPA de Gas Natural.   En medio apareció la pública italiana Enel, quien fue la que se quedó con Endesa, con el apoyo de Acciona.

Desde la llegada de Enel a Endesa en el año 2008 hasta  finales del 2014 habrá recibido unos 26.500 millones en dividendos, es decir el 71% del dinero desembolsado, y además sigue teniendo la propiedad en un 92% de Endesa.

¿Qué hace Enel con Endesa?

Enel compra a la propia Endesa, la parte internacional de la misma por 8.253 millones, cuando esta parte está valorada por encima de los 12.000 millones. Endesa da inmediatamente un dividendo pro 14.606 millones, de los cuales 13.345 de euros vuelve a la propia Enel, es decir, paga no solo la compra  de los activos internacionales sino que se lleva unos 5.500 millones por encima. Además obliga a endeudarse a Endesa por 6.500 millones para que le pague el dividendo y haciéndolo todo en Holanda, para así no tener que pagar nada a la Hacienda española

A todo ello, posteriormente procederá a sacar a bolsa un 22% del capital de Endesa por lo que se embolsará otros 4.000 millones de euros y aun poseerá el 70% de Endesa, es decir, Enel hace un negocio redondo a costa de todos los españoles.

Toda la operación es un escándalo pues como dice Manuel Lago”Descapitalizar y endeudar a Endesa en primer lugar, pero eso afecta al conjunto de la economía española y, sobre todo, porque al final la vamos a pagar los ciudadanos a través de la reducción en el impuesto de Sociedades que Endesa va aplicar en los próximos diez años y en los precios de la luz.  

Cuando pague el próximo recibo de la luz y oiga hablar del déficit tarifario, cuando el ministro de Industria y el oligopolio eléctrico le expliquen porque hay que seguir subiendo el precio de la energía, acuérdese de los 14.606 millones de euros del dividendo de Endesa”.

El gobierno de Rajoy no ha hecho nada ¿Dónde está su patriotismo en defensa de los intereses del país? Las leyes desreguladores hechas por Rajoy le impiden hacer nada. Lo mismo que cuando nos bajaban los sueldos, disminuían los servicios sociales, educación, sanidad..., en silencio regalaba  miles de millones a 30 empresas nacionales. Sirva como ejemplo que sólo a Telefónica supone unos 4.000 millones ¿Dónde está la decencia política y ética de Rajoy?

Es todo un escándalo. En las tarjetas Black son 15,5 millones, en el tema de Endesa son 14.606 millones y en las exenciones fiscales retroactivas, decenas de miles de millones, por eso no recauda Hacienda. Es todo un robo descarado. Este es el estúpido y ladrón capitalismo español que sufrimos: robo y corrupción.

domingo, 19 de octubre de 2014

Mariano, el ex afeminado

Por Aníbal Malvar

La Real Academia Española acaba de retirar de sus diccionarios los vocablos “débil” y “endeble” como sinónimos de “femenino”. Yo supongo que los reales académicos serán gente de poco follar, pues nunca he conocido a nadie débil o endeble por el hecho de ser mujer. Ni en mi cama ni en la suya. Ahora les queda redefinir el término afeminado. Os recuerdo que estamos en el siglo XXI, y por lo tanto esta actualísima conversación me resulta un poco anciana.
raeYo no sé qué es femenino y no sé qué es masculino. Yo la prosa más macho que leo en este periódico la escribe un tío/a/todo que se llama Shangay Lily. O unas tías que se llaman Esther Vivas o Nazanin Armanian. Por no hablar del machorrismo flagrante de mi amadísima Mónica García Prieto, que se está yendo a guerras todo el tiempo para demostrar que su feminidad “débil” y “endeble” puede construir quizá el principio del final de cualquier bala.
Parece que, por una vez en su historia, la RAE avanza por detrás de nuestra sociedad. Los académicos han quitado las acepciones “débil” y “endeble” de la entrada “feminidad” después de que Ruiz Gallardón haya sido decapitado –si cabeza hubiere—por su proyecto de ley del aborto.
Yo no las hubiera quitado. Las acepciones. Femenino significa débil y endeble, como masculino significa también débil y endeble, y no digamos la RAE, que es la que más merece los sinónimos de débil y endeble. Los perros muerden, los hombres ladran y las mujeres gimen. Tenemos el canon de nuestra lengua en manos de unos tíos que han esperado hasta el año 2014 para retirar “débil” y “endeble” como sinónimos de femenino. No me extraña que después andemos leyendo a tontas y a locas. O no leyendo.
Las palabras son bichitos importantes. Ayer en Milán, en rueda de prensa, nuestro adorado presidente Mariano Rajoy contestó a una pregunta sobre el choriceo de Rodrigo Rato (al que él impuso al frente de Bankia) con las siguientes palabras: “Yo no debo prejuzgar nada en este momento sobre esa persona de la que usted me habla”. En ningún momento pronunció un nombre. Ni el de Rodrigo ni el de Rato.
rajoyDébil y endeble. Mariano Rajoy me pareció muy femenino hablando de Rodrigo Rato. En el viejo sentido detestable de la RAE. En ese sentido, Mariano Rajoy es tan débil, endeble y femenino que solo es capaz de describir al chorizo al que puso al frente de un banco choricero que nos costó 22.000 millones de euros como “esa persona de la que usted me habla”. Ninguna de mis cientos de miles de ex novias adúlteras me ha confesado jamás el nombre de sus amantes con tan escasa virilidad: “Ay, no, perdóname, pero es verdad: me lo hice con esa persona de la que usted me habla”.
Mariano Rajoy es menos femenino que débil o endeble. Hizo bien la RAE en rectificar. “Esa persona de la que usted me habla” es su ex compañero de Gobierno, el tío que pusiste a gastar dinero B en un prostíbulo financiero que no desconocías, presidente; un miembro de una saga histórica de salteadores con presunción de inocencia por decreto. Hasta Franco, tan connivente con los oligarcas,  encarceló al padre de Rato por fugar dineros a Suiza junto a los Botín (esa modesta y honrada saga de banqueros españoles que levantaron el imperio Santander).
La endeblez y debilidad de Mariano Rajoy ante “esa persona de la que usted me habla”, o sea, ante esa oligarquía chorifinanciera que representan los Rato, no tiene nada de femenina. Ni de masculina. Ni de nada. Durante el gobierno de Aznar, Rajoy y “esa persona de la que usted me habla” compartían consejo de ministros cada viernes.
Me alegra que las palabras débil y endeble no vuelvan a aparecer asociadas a lo femenino en el diccionario de la RAE. Así me evita el arrebato machista de llamar a Rajoy afeminado ante los oligarcas choriceros. Llamándole endeble y débil sin tener que usar la inexacta e insultante ex palabra afeminado, me quedo bastante más tranquilo. Por los elpidazos y garzonazos que me puedan pasar.

viernes, 17 de octubre de 2014

Fábulas de Esopo-15. El mercader de sal y el asno

Llevó un mercader a su asno a la costa para comprar sal. 
En el camino de regreso a su pueblo pasaban por un río, en el cual, en un hueco, su asno resbaló mojando su carga. Cuando se levantó sintió aliviado su peso considerablemente, pues bastante de la sal se había diluido. 
Retornó el mercader de nuevo a la costa y cargó más sal que la vez anterior. 
Cuando llegaron otra vez al río, el asno se tiró de propósito en el mismo hoyo en que había caído antes, y levantándose de nuevo con mucho menos peso, se enorgullecía triunfantemente de haber obtenido lo que buscó. 
Notó el comerciante el truco del asno, y por tercera vez regreso a la costa, donde esta vez compró una carga de esponjas en vez de sal. 
Y el asno, tratando de jugar de nuevo a lo mismo, se tiro en el hueco del río, pero esta vez las esponjas se llenaron de agua y aumentaron terriblemente su peso. 
Y así el truco le rebotó al asno, teniendo que cargar ahora en su espalda más del doble de peso.

Tratar de evitar el deber haciendo trucos, sólo nos dañara a nosotros mismos.

miércoles, 8 de octubre de 2014

Tortura



España es un reino, antes nación, ahora… reino… nación… país. Yo que sé… un sitio, donde se tortura de forma habitual desde que yo tengo uso de razón, aunque nunca me la den.
Tenía yo un vecino, ya fallecido, suboficial del ejército, con quien solía discrepar en el bar entre trago y trago. Él, convencido franquista, no hablaba bien del Rey, pero acataba órdenes y yo… bueno, yo… rojillo como siempre.
Fue uno de sus hijos, con quien también solía charlar, quien me contó la historia:
Eran las fiestas del barrio de al lado del nuestro, y este muchacho, el hijo del suboficial, se acercó a disfrutarlas.
Parece ser que a un guiri, aprovechando el tumulto le robaron, y presentó denuncia. En su declaración, el guiri, señaló a un joven de pelo rubio como probable culpable. Una pareja de la guardia civil llegó a la plaza del barrio y se encontró a quien me lo contaba, sentado en un banco escuchando los pasodobles de la orquesta y mirando a las chavalas. El hijo del suboficial es rubio, y los guardias lo tuvieron claro. Este es.
Estuvieron toda la noche dándole y como al final no sacaron nada, alguien les convenció de que si hubiera sido él crio ya habría cantado, y teniendo en cuenta que era hijo de un militar, como ellos, y afecto al anterior régimen, también como ellos, pues que lo dejaran y se fueran a dormir, y avisaron al padre para que se lo llevara.
Decía el rubio, que su padre lloró cuando vio como le habían dejado.
Es curioso que este militar, ante un caso como este, que le tocó tan de cerca, no cambiara de forma de pensar.
Murió sosteniendo que la guardia civil hace lo que tiene que hacer aunque a veces se equivoque, que si no, esto sería un caos.
No se paró a pensar, que el que habita un sitio donde la tortura es algo habitual, le puede tocar a cualquiera, incluso a un hijo suyo, como fue el caso.
Por fin apareció el cuerpo del hermano de un ex compañero de trabajo, lo tiraron al mar, parece ser que se les fue la mano y quisieron esconder el cadáver, han sido detenidos seis policías.
No sé si esto quiere decir que están cambiando las cosas, o que todo sigue igual. Dependerá de quien lo juzgue.